Chicharrón de Prensa Martes, 30 agosto 2016

Chicharrón de prensa 61: al día siguiente de la píldora, la lengua de Thorne, estado laico y (auto) regulación de medios

Chicharrón de prensa

Las noticias de las que todo el mundo habla, desde cuatro ángulos distintos, sazonada, macerada y bien servida con su camotito y su cebollita más.

Esta semana nos visitaron María Cecilia Villegas, Marisa Glave, Mijael Garrido Lecca y, contra todo pronóstico, hubo más coincidencias que diferencias. (Las diferencias las vamos a explotar en otro programa porque hay cosas de fondo de las que también hay que conversar). Pasa que cuando las personas no dejan que el sentido común se les empolve por no usarlo, suelen pensar parecido frente a cosas de que necesitan respuestas prácticas, rápidas, urgentes y justas. Sí, justas.

Pase casero, y lleve su pan con… pavo. Sí, esta semana cambiamos el chicharrón por el pavo porque los gordos ya andan muy gordos y todos pagamos pato.

6

1. Al día siguiente de la píldora

Hoy, lunes, una columnista escribió “Cada quien es libre de estar de acuerdo o no con el famoso AOE. ¿Pero qué pasa con los contribuyentes que están convencidos de que el fármaco causa abortos y están en contra de este? ¿Con sus impuestos debe pagarse la millonaria compra de una droga con la que definitivamente no están de acuerdo?”. Por supuesto, cabría preguntarle por qué los que no compartimos su fe tenemos que pagarle el sueldo a Cipriani, o por qué los que pensamos que más del 70% de los congresistas son unas ratas tenemos que mantenerlos igual, o por qué los que creen que las vacunas son malas tienen que aportar al seguro de salud… y vacunar a sus hijos. La idea es que los derechos de las personas no están sujetos a opiniones personales. Las mayorías no deciden ni deben decidir si alguien debe o no tener derechos o la posibilidad de ejercerlos. Villegas, Man Ray, Mijael y Davelouis de acuerdo en que el Anticonceptivo Oral de Emergencia sea entregado por el estado porque no hacerlo constituye una discriminación insostenible en razón del ingreso de las personas. Además, lejos de lo que piensan un montón de sonsos y desinformados, el Estado no entrega gratis ni un panadol para niño si antes no se pasa por una cita médica. Becerril y Solari, cálmense.

2. La lengua de Thorne

El ministro de Econmía, Alfredo Thorne, se mandó a señalar que había topos en el MEF y cuando los señalados colateralmente (el ex ministro Segura y el ex vice ministro Defilippi) pusieron el grito en el cielo, el flamante ministro Thorne se tuvo que desdecir a medias y explicar que solo tenía sospechas. Los chicharrones sospechan que es verdad pero que Thorne no tiene manera de probarlo así que patinó mal. Pero ese no es la única patinada del ministro: se mandó a decir en la comisión de presupuesto del Congreso que se va a derogar la ley antielusión. Ahora la que puso el grito en el cielo fue Marisa Glave porque eso nos convertiría casi casi en Panamá. Todos de acuerdo. Además hay que penar la corrupción privada. Todos de acuerdo. ¿De las empresas incluso? Todos de acuerdo. Carajo, inesperado. Pero qué paja.

3. Estado Laico

¿Le dejamos de hacer caso al cardenal Cipriani porque, total, el tío no puede decidir nada de nada respecto a implementación de políticas públicas? ¿O nos seguimos metiendo porque lo que dice sí afecta a algún nivel las decisiones que se toman en el Ejecutivo y las vidas y derechos de miles de personas, creyentes o no en las mismas cosas que él? Hay que poner a la iglesia en su sitio y el que quiera ser practicante del código moral de su creencia que lo haga pero que no joda intentando imponerle a los demás su superstición. ¡Va para la peña!

4. (Auto) Regulación de medios de comunicación

¿Existe eso? ¿Existen los mecanismos para que la prensa y los medios se autoregulen? Y más importante, ¿existen los incentivos para que eso se haga efectivo? ¿Cómo hacemos? El peligro de poner una regulación desde el estado, como lo señaló Mijael, es que corremos el riesgo de que suceda lo siguiente: destacados periodistas así como Mario Vargas Llosa -todos antifujimoristas- acusaron la existencia de una concentración de medios que debía eliminarse y lo están peleando en el Poder Judicial. Hoy, tal supuesta concentración está bajo amenaza velada del fujimorismo. ¿Estarán los periodistas y Vargas Llosa a favor de que el fujimorismo rompa “la concentración”? Es probable que no pero por la manera en que se llevaría a cabo y los objetivos que persigue ese grupo político: pero, vamos, ¿queremos darle ese poder al estado?

¡Consume, disfruta y comparte!

Chicharrón de prensa

Las noticias de las que todo el mundo habla, desde cuatro ángulos distintos, sazonada, macerada y bien servida con su camotito y su cebollita más.