Chicharrón de Prensa Domingo, 6 marzo 2016

Chicharrón de prensa 36: El retorno de Popy Olivera

Chicharrón de prensa

Las noticias de las que todo el mundo habla, desde cuatro ángulos distintos, sazonada, macerada y bien servida con su camotito y su cebollita más.

El apodo data de finales de los años 80. Por aquel entonces, un payasito Colombiano llamado Poppy hacía las delicias de los niños en la televisión de ese país. Al mismo tiempo, en Lima, un joven, ácido y agresivo diputado de la República con un seseo inusitado en la política nacional, se liaba a golpes con un colega en uno de los hemiciclos del Congreso. Fernando Olivera se peinaba como Poppy y hoy, con el pelo blanco, se peina como el cuáquero de la bolsa de avena Quáker (¿Qué? ¿No sabías que Quaker era cuáquero? Ya sabes pe.) y ahora quiere ser presidente.

10583750_10153907111837092_457139009_n

La balada de la escoba. Foto: Útero.pe

Acabado el momento de estudiante de periodismo de primer ciclo, les contamos que no se pueden perder este episodio de Chicharrón de Prensa donde Poppy se manda con todo. En serio. Con TODO. Nos acompaña amablemente el ex procurador Julio Arbizu para que Poppy no nos haga el avión con el floro.

Aquí, hay historia pulpín, hechos que no te cuentan tus viejos y que no te enseñan en el colegio. Aquí vas a escuchar cosas que no sabes de los actores que hoy son protagonistas de la política y que quieren tu voto. Entérate.

1. ¿La plata llega sola?

Nooooo, hermanito, si la plata llegara sola Davelouis estaría tocando el Ukelele calato en la polinesia francesa sobre una balsa hecha con discos de Black Sabbath. Para Olivera, el origen de toda esa plata que está en las campañas millonarias es la corrupción y la delincuencia o, en su defecto, el lobby descarado de empresas y grupos de interés que después regresarán a cobrar los favores que están haciendo. Jodido que tenga razón. Improbable que no la tenga. CSM.

2. Alan García fue el topo de Fujimori y Montesinos

Cuando caía el fujimontesinismo, nos cuenta Fernando Olivera, un Montesinos fugado llamó desde el velero Karisma a Alan García a París para convencerlo de que se convirtiera en el candidato topo del régimen que agonizaba. Un juez de Montesinos -prosigue Olivera- sentenció la prescripción irregular de los delitos por los que García estaba siendo procesado (irregular porque la prescripción no aplica para los reos contumaces) y eso permitió que García participara en las elecciones pese a haberle prometido su apoyo a la candidatura de Alejandro Toledo. Según Olivera, todos los medios que Fujimori y Montesinos habían comprado con maletas de dinero se alinearon con el Apra que casi gana las elecciones de ese año (quedó segundo). Tras la victoria de Toledo, Alan se le habría acercado a pedir “borrón y cuenta nueva”. Esto, claro está, explicaría en parte por qué los compañeros ven topos por todas partes. Guzmala, ¿no? ¡JA!

3. “¡Cállese oiga!” y las “pichulitas” que le hizo a la prensa.

Un militar de alto rango se suicida y deja una nota que lo incrimina y responsabiliza de su decisión. ¡CSM! La lucha contra la corrupción que emprendió Olivera pasa siempre la factura y se lo han querido bajar muchas veces. No es que Olivera no de motivos y pie, seamos justos. Aquí nos explica un poquito. Pero si Poppy Olivera fuera Batman, Luis Iberico sería Robin. ¿Qué pasó entre ellos? ¿Cómo así terminó Iberico de aliado del fujimorismo y subido en la lista parlamentaria de César Acuña? ¿Qué pasó?

4. Se perdieron muchos videos de la videoteca.

Muchísimos. ¿Quién es el misterioso abogado que se reunió con Montesinos y cuyo video se perdió después de que llamara a la procuraduría preocupadísimo y que menciona Arbizu? ¿Muerte civil? Noooooo, la lucha contra la corrupción no debería tener límites y lo importante no es que no puedan volver a ser funcionarios, sino que le paguen al estado sea como sea las reparaciones civiles. Es francamente de locos.

Disfruten y si les gusta, ¡compartan!

Chicharrón de prensa

Las noticias de las que todo el mundo habla, desde cuatro ángulos distintos, sazonada, macerada y bien servida con su camotito y su cebollita más.